lunes

La página web, el cuartel general del hotel

Hoy en día, tener presencia en la red ya no es una cuestión de elegir. Así, cualquier empresa que desee tener presencia de mercado debe plantearse el medio online como un elemento fundamental de su campaña de comunicación.

En el caso de los hoteles, ocurre exactamente lo mismo, máxime si tenemos en cuenta que actualmente la distribución online, ha dado forma a una nueva manera de comercialización, que ha canibalizado el sector, reduciendo los puntos de venta físicos de forma drástica.
En esta línea, el desarrollo web, ocupa un lugar preeminente dentro de las diferentes estrategias que pueden implementarse en Internet. Sin embargo, el usuario no solo espera de nosotros que le ofrezcamos nuestro producto y servicio al mejor precio, sino que además espera que podamos darle toda una serie de información que acompañe su compra, y le facilite la toma de decisiones y,  adicionalmente, se traduzca en un valor añadido, que sume experiencia a su desplazamiento, estancia y post viaje.
De esta manera, la página web cobra una gran importancia. Entre otros motivos, porque a través de ella es desde donde vamos a realizar la venta directa que tanto deseamos, al estar exenta de comisiones, aunque no de costes, puesto que significa tener  un software especializado, un equipo humano de atención al cliente, y un mantenimiento de nuestro site exhaustivo.
Por ello, es muy importante no solo retener al usuario, sino conseguir que llegue a nuestro site a través de acciones ligadas a lo que se ha llamado el marketing de contenidos,
Esta estrategia se convierte en el principal vehículo que llevará al usuario hasta nuestra página web, estos contenidos deberán captar la atención del viajero desde las redes sociales, los blogs o links estratégicamente «construidos».
Este trabajo que debe ser exhaustivo y diario, requiere de paciencia y dedicación. Igualmente requiere de un profundo conocimiento de nuestros clientes, puesto que es fundamental enseñarles que tenemos lo que ellos quieren, de tal manera que finalmente se vean «obligados» a visitarnos.
Este es el punto al que queremos llegar. Y es presisamente, este momento, en el que debemos enseñar nuestra mejor cara, tal y como se describe en los artículos que conforman esta sección.
Una vez que el cliente llega a nuestro «cuartel general» todo debe ser perfecto. El trabajo de nuestros desarrolladores web será puesto en tela de juicio con cada una de las visitas que recibamos. No debemos permitirnos tasas de abandono demasiado altas, y mucho menos no llegar al objetivo de tasa de conversion que nos hayamos fijado.
La usabilidad, el diseño, la facilidad de uso, etc. Son cuestiones fundamentales, pero no nos olvidemos que incluso en nuestra web los contenidos siguen siendo importantes, y los apartados de actualidad o noticias siempre son un complemento perfecto para aquellos consumidores que gustan de conocer  quienes somos, antes de cerrar la primera compra.
A partir de aqui, la web se convierte en nuestro punto de distribución física, y no debemos tener miedo a innovar, tanto desde un punto de vista estético como de comunicación.
En esta línea, por ejemplo las call to action son una buena opción para segmentar a nuestros clientes y ofrecerles lo que realmente necesitan.